Desde muy niña, mis padres me enseñaron a dar las “gracias” a todos los que, de una manera u otra, tenían un gesto conmigo: desde ofrecerme algo, cederme un puesto, ayudarme a a lograr una acción -como subir a un columpio, por ejemplo- … Siempre era importante “demostrar educación”.  Con el tiempo supe que la gratitud, no se trata sólo de “demostrar”, es un gesto mucho más elevado. Se trata de un sentimiento profundo, de entrega y de experimentar la dicha.

Lo bueno de conocer las raíces y el origen de nuestras palabras, es que recuperamos la esencia de su significado, la razón por la que nuestros ancestros se motivaron a crearlas. Consultando la etimología de la palabra GRACIAS, encontré: “Gracias viene del latín gratia (alabar en voz alta).”  Se trata de definir la sensación de la abundancia en el corazón a través de la alegría compartida, la felicitación y la alabanza. La palabra alabanza proviene del hebreo halal, que significa ser claro, iluminar y celebrar. Tomando estas dos acepciones,  encuentro el significado profundo del agradecimiento:

Al agradecer “iluminas” las obras y las celebras… ¿Qué significa iluminar las obras del otro o de la existencia? Que aprendes a valorar tanto lo bueno como lo malo, porque ante el corazón iluminado, todo es experiencia y aprendizaje para ser mejor persona.

gracias-mandira

Osho dice:

“Si se entiende la gratitud, entonces se agradecen las cosas que se han hecho de forma positiva. Incluso se agradecen las cosas que se han realizado negativamente; Estar agradecidos de que alguien os ayude es sólo el principio.

Una vez que se entiende el sentimiento de gratitud y se le permite entrar hondo en el ser, se empieza a sentir gratitud por todo. Y cuanto más agradecidos seáis, menos os quejaréis y gruñiréis.

Cuando desaparecen las quejas, también desaparece la desdicha, ya que esta existe con la queja.

De manera que este es uno de los principales secretos de la vida que hay que aprender…”

Y yo agregaría: “… y aprehender“,  con “h” intercalada. Hay que asimilar o llegar a entender, llegar a hacer tuyo el conocimiento, experimentarlo y vivirlo.

La gratitud es un regalo doble -para quien lo recibe y para quien lo da-. Ambas personas se llenan de ese halo de luz de esa entrega poderosa de la dicha compartida, de la glorificación. Siendo conscientes de lo que el verbo o la palabra pronunciada significa es cuando sentimos la abundancia en el corazón.

Feliz Día de Acción de Gracias.

Vero Abad.