La hermandad es la fuerza más poderosa para la Salud de la Mujer

En otras épocas las mujeres compartíamos más que hoy, recolectábamos alimentos, cocinábamos y criábamos a los niños todas juntas. La vida de los niños y las mujeres estaban más unidas e interconectadas, y éramos la fuente de fortaleza y el consuelo de uno sobre el otro en la vida diaria. Tradiciones como la tienda roja, donde se reunían durante la menstruación para estar juntas, mientras los ciclos menstruales se sincronizaban, son cosas del pasado, ese cambio entre mujeres nos hacía mas resistentes y más felices.

Hoy en día estamos más aisladas, cada una en nuestros propios hogares con nuestros problemas y llevando la vida separadas unas de otras. Ahora las oportunidades para re-encontrarnos son mucho más limitadas reduciéndose a situaciones puntuales, perdiendo así nuestra hermandad, ya no intercambiamos experiencias y poco a poco vamos perdiendo la fuerza de la tribu.

mujer-amamantando-desnuda

La creación de un ciclo de alimentación: Las mujeres somo pilares de la familia, el centro de todo, la atención de los niños y de la comunidad en general. Estar acompañadas con otras mujeres te ayuda ser una mejor madre, son tu apoyo moral en momentos difíciles, son ese apoyo físico, emocional y mental y te estimulan creando un ambiente hermoso y armonioso para la crianza de los niños. Y es que somos cuidadoras por naturaleza y desarrollamos la empatía con otra mujer cuando esta plantea un problema. En definitiva sabemos como nutrirnos unas a las otras reconfortándonos de esa unión entre mujeres.

teaserbox_38785106-1

El poder de la amistad femenina: La amistad femenina tienen mayor impacto en nuestro bienestar físico y psicológico, ya que compartimos ese vínculo especial cuando acercamos nuestras almas, encontramos ese apoyo y el ánimo que necesitamos y es que según los investigadores la hormona oxitocina es, sobre todo para las mujeres, la panacea de la amistad y por extensión de la salud:

Dice: Louise Bernikow: “amistades femeninas cuando trabajan juntas crean relaciones en las que las mujeres se ayudan entre sí y se hacen más seguras de sí mismas.”

Las amistades, cómo ayudan a reducir el estrés: Las mujeres respondemos de forma diferente a los hombres, cuando experimentamos estrés, nuestra respuesta de lucha y huida se activa y libera hormonas (cortisol). La oxitocina ( hormona estudiada principalmente por su papel en el parto) amortigua la respuesta de lucha o huída y nos anima a proteger y a cuidar a nuestros hijos y para reunirnos con otras mujeres. Dres Laura Klein y Shelley Taylor se refieren a esta manera de actuar de la oxitocina como el patrón de “cuidar y entablar amistades” y esto sucede a casi todas la hembras de otras especies. Cuando en realidad nos involucramos en el cuidado o la amistad, más oxitocina es liberada, la lucha contra el estrés adicional nos ayuda a calmarnos. En cambio los hombres liberan altos niveles de testoterona cuando están bajo estrés y reduce los efectos calmantes de la oxitocina. Una mujer, por otro lado, produce estrógeno que aumenta los efectos de la oxitocina y les obliga a buscar apoyo social.

hermandad-mandira

Hermandad:

Jane Fonda, dice: “La amistad entre mujeres es diferente que la amistad entre los hombres. Hablamos de cosas diferentes. Nos conocemos más profundamente sin superficialidad. Pasamos por debajo el tiempo y la distancia, incluso si no nos hemos visto durante años. Hay hormonas que se liberan de las mujeres a otras mujeres que son saludables y acaban con las hormonas del estrés. Sé amiga de las mujeres, ellas mantienen el almidón en mi columna vertebral y sin ellas, no sé dónde estaría. Tenemos que pasar el rato juntas y ayudarnos mutuamente “.

Y es que la amistad entre mujeres no solo demuestra su fortaleza, sino hermandad y solidaridad que puede ser esa fuerza poderosa para dar al mundo y transformarlo, esto es algo que todos necesitamos últimamente.

 

fuentes fotografías: Esteves

Fuente: Tanja Taljaard and Azriel Re’Shel